martes, 2 de agosto de 2016

DISYUNTIVAS


Cuando escribo estas líneas todavía no existe la seguridad de si vamos a tener Gobierno en el mes de agosto. Sin esquivar la ironía, en esta ocasión, sí que es cierto que la gente te para por la calle, te llama, te mensajea… para preguntarte qué va a pasar. Por ello quisiera comenzar diferenciando  un primer postulado: no tiene por qué coincidir la opinión de un votante, en mi caso del PSOE, con la de un militante.
Partiendo de la premisa, ya extendida, de que no podemos cargar con la responsabilidad que le corresponde al que vaya a tomar la iniciativa de asumir el protagonismo en el debate de investidura, la actitud tendría que ir encaminada en un triples sentido: considerar la defensa de los intereses de España, valorar lo que mejor le viene al Partido y por último salvaguardar los principios que nos caracterizan, en definitiva, la ideología. Estas tres opciones no son excluyentes.
Por lo tanto, y como bien nos apunta Guillermo Fernández Vara, estamos llenos de matices. Es una época donde no hay sólo blanco y negro. Donde las verdades absolutas admiten interpretaciones. Donde podemos estar confusos, pero no confundidos.
Hace unos días recordaba la reciente Historia del PSOE. A finales del franquismo un grupo de jóvenes del interior, con un discurso mucho más radicalizado  que los veteranos dirigentes del exilio, se hacen con el control del Partido. Pero, hete aquí, que cuando se inician los primeros procesos electorales, cuando se adivina que se puede tocar de lleno el Gobierno, tanto de la Nación, como el de Ayuntamientos y Comunidades, se da un golpe de efecto. Se renuncia en 1979 al marxismo, frente a la oposición mayoritaria de las bases ( seguro que motivados por el hiperliderazgo de Felipe González). A continuación, se moderó el discurso, bajo el argumento de sacrificar ideología por prosperidad. Trajo consigo la conquista del voto urbano y de las clases medias junto con unas amplias y largas mayorías absolutas en todos los niveles de la Administración.
Hoy, podríamos encontrarnos en una disyuntiva similar: ¿actuará el PSOE en defensa de la patria?, ¿ se refugiará en su ideología, pase lo que pase? Y digo yo, ¿ es que ambas vías no pueden estar interconectadas?
Difícil decisión.


martes, 26 de julio de 2016

PROPOSITIVO



La semana pasada tuvo lugar en la Asamblea de Extremadura el Debate del Estado de la Región. Es evidente que fue seguido con máxima intensidad por periodistas, algunos cargos políticos y un variado conjunto de ciudadanos apasionados por este tipo de actividades, fundamentalmente a través de las redes sociales. Es una pena que, dada la importancia y trascendencia para el devenir de la sociedad extremeña, no cale con mayor profundidad. Y buena parte de la culpa es nuestra, de los políticos, de los responsables de hacer pedagogía del trabajo público. A pesar de que se está haciendo una encomiable tarea desde la Institución para dar a conocer su labor. Fundamentalmente entre los más jóvenes. Algo que es necesario aplaudir e impulsar.
Por esa razón, y  utilizando los espacios generadores de opinión, quisiera trasladar mi visión de lo que considero más sustancial del Debate. Lo divido claramente en dos partes: un discurso del Presidente, sin la pasión de un mitin, dado que la ocasión no lo requería, y con la convicción de que lo expresado era lo mejor para la región.
Quisiera destacar, en este sentido, el carácter propositivo, es decir, claramente de ofertar acciones concretas. Lo que se viene en denominar una hoja de ruta o una visión de futuro, sin descuidar por ello los cortoplacismos: el debate territorial en una región dividida en dos provincias y en la que podemos hablar desde la unificación en una sola hasta la dispersión en distritos. El problema demográfico, una lacra que iremos padeciendo, si no ponemos remedios, en todos los ámbitos de nuestra economía: desde la sostenibilidad de las pensiones, hasta el mantenimiento de escuelas y hospitales. La economía verde, la auténtica estrella del Debate, una iniciativa que como tantas otras en el pasado, puede ser atacada de visionaria pero a la que el tiempo, sin lugar a dudas, dará la razón, no sólo de su oportunidad sino de su viabilidad en la época en la que nos desenvolvemos.

El segundo día fue dedicado a escuchar y contestar a la oposición. En este sentido volvemos a la teoría del frontón. Parece que algunas de sus señorías, con su discurso escrito, no tenían ninguna intención de apelar a lo pronunciado en la sesión anterior por el Presidente. Venían a hablar de su libro. Por eso, costaba trabajo encontrar alguna respuesta a las preguntas del Presidente. Eran síntomas, como reclamaba Valentín García, el portavoz del grupo parlamentario PSOE /SIEX, de adanismo político. Sin evolución. Para revolución la que hicimos los socialistas consiguiendo, una vez más, que los hijos de los obreros pudieran volver a la Universidad. Así pues, ni pacto de la Corrala, ni gran coalición. Seguimos.

martes, 19 de julio de 2016

EDUCACIÓN Y SALUD


La actividad física, el deporte y el ocio activo ha cogido tal importancia que la Consejería de Educación y Empleo, en una acertada decisión, ha decidido incluir, en el recién publicado Decreto de Curriculum, una nueva asignatura en Segundo de Bachillerato con esa denominación.
De esta forma, no sólo se atiende a las reivindicaciones del colectivo de profesionales del sector, dotando de un mayor peso a las enseñanzas deportivas, sino que, desde mi punto de vista, ( y este es el objetivo del artículo de hoy) entramos de lleno en la relación entre educación y salud.
Existen numerosos estudios científicos que demuestran la efectividad, incluso económica, de invertir en políticas destinadas a fomentar los hábitos saludables y las prevención de prácticas insalubres y nocivas ( como el consumo de sustancias adictivas).
Asimismo, resulta fundamental la inclusión en la práctica educativa de este tipo de enseñanzas que persiguen convertir en rutina la lucha contra la obesidad y el sedentarismo. Empezando con edades tempranas para consolidarlas en las etapas adultas de la vida.
Una dieta equilibrada junto con la práctica diaria de actividad física es un auténtico seguro para mejorar el rendimiento en todos los niveles: escolar, profesional…. así como contribuye a mejorar la autoestima, la socialización o la salud a cualquier edad.
Finalmente, y ya que estamos hablando de educación y salud, nos parecen muy recomendable las actuaciones que se realizan desde las Asociaciones de Padres y Madres donde se implican en acciones conjuntas, en la línea que venimos hablando, a los progenitores, junto con sus hijos y cerrando el círculo con la participación de los docentes. Son actividades en horario extraescolar que además aúnan la efectividad pedagógica con la resolución de conflictos, tanto intergeneracionales como de relaciones personales. Son momentos para la amistad, el compañerismo, la ayuda, el aprendizaje… y  todo ello encima realizando acciones que, en términos generales, son muy satisfactorias en su ejecución. Sigamos.



martes, 12 de julio de 2016

LOS IMPRESCINDIBLES


Este jueves, en el Ateneo de Cáceres, la Fundación CIVES organizó la presentación del libro del periodista Raimundo Castro: Los imprescindibles. Por cierto, una excelente noticia, por la acogida del público a un acto cultural de estas características en esta época del año y, sobre todo, por descubrir que nos encontramos ante una más que interesante lectura recomendable para este verano.
Si el objetivo, como diría uno de los protagonistas, es combatir el olvido, veremos en la novela una historia basada en la mezcla de varias peripecias relacionadas con la guerra, la resistencia a la Dictadura y fundamentalmente el amor. Todo ello aderezado de traiciones, chivatos y vicisitudes vitales de los bandoleros, según la versión oficial del régimen.
Por otro lado, se hace una descripción minuciosa de nuestra tierra, con guiños incluidos a personajes reales actuales, para los que se crea un equivalente de ficción. Se ven muy representados: Almoharín, Montáchez, Cáceres, el valle del Jerte, los Ibores… y con una dedicación especial a Torrealba ( el nombre elegido para Torremocha, el centro de todas las historias).
Si bien se trata de una novela, observamos elevadísimas dosis de documentación histórica y personajes que existieron asociados a acontecimientos minuciosamente sucedidos ( por poner algunos ejemplos reseñables: la incursión en la sierra del guerrillero Pinto, las atrocidades de Gómez Cantos, la visita de Hemingway a Castuera…), o las alusiones al profesor Julián Chaves o a Dolores Cabra ( una de las pioneras del movimiento memorialista).
Aunque todo se desenvuelve en una constante ida y vuelta de Torrealba a Madrid, el fondo está nutrido de un atractivo diálogo intergeneracional que comienza en una manifestación del famoso 15 M en la capital con el encuentro entre una joven médico y un abuelo que vivió las penalidades de la España de posguerra desde el lado de los vencidos, pero no derrotados. A partir de ahí, de nuevo, la memoria…





martes, 5 de julio de 2016

REFLEXIÓN


En estos días nada puede sorprendernos de las múltiples lecturas que se pueden extraer de los resultados electorales. Si bien, no podemos huir de titulares simples, sí estamos en condiciones de afirmar que el PP le ha dado un buen bocado a Ciudadanos y que el PSOE ha aguantado firmemente el envite  de Podemos.
Tampoco procede, agarrándonos a los números, mirar para otro lado, como si tras un accidente en el que nos hemos roto las dos piernas, sólo nos preocupe señalar que, menos mal “ el de al lado se ha partido la cabeza”.
Es, por consiguiente, de una torpeza intelectual supina, no reconocer nuestras limitaciones, pues ello evita que podamos volcarnos en aquellos lugares donde se ha producido los peores resultados. Tarea, evidentemente tenemos.
Eso tampoco empequeñece el que estemos en la obligación de resaltar, por si a alguien se le olvida, que el PSOE ha ganado en decenas de poblaciones, muchas de cierta relevancia, sin ocultar que se tiene un lastre en las dos capitales de provincia. Otro elemento muy destacable que demuestra la fuerza del socialismo en Extremadura, es que ha sido, precisamente aquí, donde el PSOE  ha obtenido el mayor porcentaje de voto. Hecho el diagnóstico, busquemos la rehabilitación.
Cuestión aparte es que nos encontramos en un escenario nacional en el que la ausencia de mayorías absolutas, va a hacer imprescindible entenderse. Y se puede crecer, y mucho, desde la oposición. Ni es la primera vez, ni será la última que suceda.
Así pues, el objetivo, a mi juicio, es reafirmarnos en demostrar que somos una fuerza política de izquierdas para que vuelvan  a nosotros los votantes que nos han abandonado.
No hace falta recordar que el PSOE comenzó su historia parlamentaria con un solo diputado nacional, el auténtico Pablo Iglesias. Y seguiremos siempre: con más de 200 o con menos de 100.
El PSOE, a las pruebas me remito, está reñido con la resignación.